Arraigada en mi identidad en Cristo

Dios viene a nosotros con un favor gratuito e inmerecido en la persona de Jesucristo que vivió, murió y resucitó por nosotros para que podamos pertenecer a Dios.